RESUMEN HISTORICO DEL ORIGEN Y SUCCESSION DE LOS INCAS

Época:
Inicio: Año 1 A. C.
Fin: Año 1 D.C.

Antecedente:
VIAJE A LA AMÉRICA MERIDIONAL II

(C) ARTEHISTORIA



Comentario

RESUMEN HISTORICO DEL ORIGEN Y
SUCCESSION DE LOS INCAS Y DEMAS
SOBERANOS DEL PERU CON NOTICIAS DE
LOS SUCESSOS MAS NOTABLES EN EL
REYNADO DE CADA UNO


Inca fundador del imperio Manco Capac

1 Haviendo tratado de la ciudad de Lima, capital del Perú, y de las provincias que por tal la reconocen, me ha parecido no desentenderme del origen que tuvo aquel vasto imperio y de los soberanos que hasta el presente ha tenido, pues, aunque este sea assunto mas propio de los chronistas é historiadores que de la relacion de un viage y se halle desempeñado con ellos con la extension y circunstancias necessarias, como no todos pueden estar en proporcion de los libros que lo comprehenden ni muchos se determinen á registrar una historia dilatada por solo este fin, pude con razon juzgar que su noticia no sería aqui fuera de proposito y, con ella, la de aquellos hechos mas memorables que dieron renombre á cada uno de los soberanos que lo engrandecieron, lo que será el assunto de este resumen, en el qual seguiré por lo comun el sentir de Garcilaso Inca, autor, segun nuestro dictamen, el mas seguro en este particular por las circunstancias que concurrieron en él á hacerlo mas instruido con la mayor oportunidad de ser tan inmediato descendiente de los incas y haver adquirido las noticias de los sucessos que precedieron á su tiempo por los informes que le suministraron sus parientes y por las averiguaciones de las memorias antiguas que conservaban aquellos pueblos en la coordinacion de los nudos ó annales, pues, como quien posseía la lengua, no necessitaba de interprete para comprehender con propiedad la fuerza del sentido de los informes ó la inteligencia de las cifras.

2 Una de las cosas que el transcurso del tiempo ha hecho obscurecer de la memoria es el origen de los primeros ingas ó incas, segun la mas propia y antigua locucion de los indios; pero á mi parecer no ha provenido esto tanto de la falta que tenian los indios de la escritura, de la qual siempre estuvieron ignorantes, y assi no pudo su uso facilitarles la conservacion de sus antiguedades, quanto de la constante maxima con que, haciendose creer el primer Inca y su muger la Coya hijos del Sol, se confundió totalmente con este fabuloso engaño su principio verdadero; y ignorado siempre de los que despues fueron sus vassallos, no menos que de sus propios hijos, vivieron todos los successores persuadidos á ella con tanta credulidad que, olvidando todo otro origen y no haciendose capaces del artificio de esta soñada imaginacion, no se suscitó en ellos la duda mas remota acerca de su realidad, y, assi heredada de unos en otros la noticia, no se halla el menor resquicio por donde se puedan rastrear sus mas ciertas antiguedades.

3 Todos los historiadores convienen en señalar fabuloso el origen de los ingas pero difieren no poco en el tenor de la fabula que fingió el primero de ellos para hacerse señor de los pueblos y plantificar las bases de su imperio; del mismo modo, concuerdan en que la barbaridad de que estaban posseidas todas aquellas gentes era tal y tan grande que casi no se diferenciaban de lo que es comun entre irracionales y bestias feroces, excediendo á estas en la brutalidad de sus costumbres algunas naciones en quienes, entorpecidas las luces de la ley natural, ni estaban reducidas á vida sociable ni observaban entre sí otro derecho que el del apetito y del desorden. Tampoco tenian formalidad de religion y, aun entre las idolatras costumbres á que se notaban abandonados, solo seguían una ú otra sombra llena del error y de la ceguedad; se alimentaban del mismo modo que las bestias, y todas sus acciones respiraban irracionalidad, creciendo en ellos tanto mas esta quanto á la barbaridad de las costumbres les daba mayores ensanches la malicia de los vicios, con que llevaban las ventajas aun á los brutos mas feroces y voraces; debaxo de cuya general noticia y la de las varias fabulas en que se miran envueltos los primeros origenes de los indios del Perú y se hallan referidos en Herrera y fray Gregorio Garcia, passaremos á darla de la que el primer Inca dispuso con no pequeño artificio para hacerse respetable, amado y seguido de unas naciones tan barbaras é incultas.

4 Referian, pues, de este Inca haver sido hijo del Sol. Y que compadecido su padre de la gran infelicidad y abandono de aquellas gentes, le embió con otra su hija y hermana del mismo Inca para que diessen policia á aquellas naciones, los estableciessen en vida racional, impusiessen leyes con que viviessen arreglados á razon y justicia, enseñassen á cultivar los campos y á usar de sus frutos y, ultimamente, los instruyessen en la religion y adoracion de su padre el Sol, descubriendoles el modo de sacrificios que le havian de ofrecer y el methodo de hacerlos, que para este fin los havia puesto en la laguna de Titi caca, distante del Cuzco cosa de 80 leguas. Y dandole al varon una barretilla de oro, como de media vara de largo y dos dedos de gruesso, les ordenó que se dirigiessen acia donde les pareciesse y, en todos los parages en que parassen, diessen un golpe con ella en el suelo y, en aquel donde se hundiesse la barrilla al primer golpe, se detuviessen é hiciessen su assiento, que assimismo les dió las leyes con que havian de atraer á sí aquellas gentes y governarlas; que, con esto, despedidos ellos, se encaminaron al septentrion hasta llegar á un cerro del sur del Cuzco, nombrado Huanacauri, donde se les hundió la barrilla luego que el Inca tocó con ella la tierra; y despareciendoseles, conocieron ser aquel el lugar donde el Sol, su padre, queria que parassen y hiciessen residencia; que, convenidos en esto marido y muger, se apartaron siguiendo aquel al septentrion y esta á la parte del sur para convocar las gentes que encontrassen, reconviniendoles con el precepto del Sol y prometiendo felicidades para la vida que hasta entonces no havian conocido.

5 Aquellos primeros indios á quienes hablaron, tocados de la novedad y llevados de la dulzura de sus palabras, no menos que de las ofertas tan sobresalientes que les hacian, se les agregaron, y, bueltos al cerro todos, empezó el Inca la poblacion del Cuzco, providenciando en todo lo demás necessario para su subsistencia; admirados los nuevos subditos de la diferencia de vida, del mejor trato y de las comodidades que gozaban tan estrañas y particulares para ellos, salieron á divulgar la novedad entre las otras gentes mas remotas, las quales, animadas del deseo de lograr las conveniencias que reparaban en el trage y mejora de aquellos y de las que les anunciaba tan propias para la vida, ocurrian de todas partes con tanta eficacia y prontitud que en un termino muy corto se aumentaron mucho las poblaciones, bien que las mayores no excedian entonces de 100 casas; se pudo formar soldadesca, industriar á los hombres en la labor y cultivo de los campos y á las mugeres en los texidos y otros exercicios domesticos y ocupar debaxo de su domicilio todo el territorio desde el Cuzco hasta el rio Paucartambo por el oriente, por el occidente como 8 leguas hasta el rio Apurimac y por el sur otras 9 hasta Quepesana.

6 No se sabe con certeza el tiempo que corrió desde la formacion del imperio por este Inca hasta la conquista de él por los españoles porque no lo conservó la memoria de aquellas gentes ni sé halló razon de ello en los annales de sus nudos, que, dados en varios hilos, fueron los unicos por donde conservaban la de sus hechos memorables, pero, segun refiere Garcilaso, intervinieron mas de 400 años desde uno á otro sucesso.

7 Es, sin duda, de admirar la industria de este primer Inca para atraer á sí aquellas gentes llenas de rusticidad y posseidas de una total ignorancia, persuadiendoles con a fabula su superior origen para el respeto y acreditandoles los preceptos con la practica para que, tocando ellos mismos sus ventajas, no pudiessen dudar de que era cierto lo que les decía. Por otro lado, lo es tambien el que, en medio de una barbara ignorancia y de una tan gran torpeza como reynaba generalmente en todas aquellas naciones, huviesse havido quien con esta desigualdad sorbresaliesse en entendimiento, capacidad, talentos y racionalidad que pudiesse el desreglo é irregularidad de aquella vida tan brutal, de aquellas costumbres tan barbaras, de aquel desorden tan incorregible por sí mismo y de aquellos estilos y methodo tan igual al de los brutos y apartado de lo racional, que imaginasse medio con que reformarlo todo y arbitrio para establecer máximas politicas y hacer republica de unos pueblos en quienes apenas se dexaba percibir el racional instinto para abrazar lo bueno por distincion que hiciessen de lo malo segun lo tenian obscurecido los arraygados habitos del vicio y del error; en ello, no reluciria menos que el entendimiento para discurrir la prudencia, la suavidad, el agrado y la astucia, calidades todas tan distantes de las que eran comunes entre los indios que se podria discurrir haver sido estos dos Incas de otras naciones cultas y que la casualidad tal vez los huviesse introducido á aquellos paises.

8 Este primer Inca se llamó Manco Inca, y su muger y hermana Mama Ocllo Huaco. La voz inca sirve á dos significados; uno, en el soberano, dando á entender lo mismo que señor, rey ó emperador; y otra, en los señores particulares, equivalente á descendiente de la sangre real; despues que se acrecentó el numero de los vassallos y que estos gustaron las comodidades de una vida tan culta como la establecida por el Inca Manco, le pusieron el sobrenombre de Capac, que significa rico de virtudes, de dones y de poder, llamandose desde entonces Manco Capac; otros renombres le dieron tambien, como el de Huac Chacuyac, que significa amador y bienhechor de pobres, y el general, que á todos comprehendió, de Intip Churin, esto es, hijo del Sol. La muger legitima del rey era llamada con nombre apelativo, Coya; y por participacion, gozaban de la misma denominacion las infantas legitimas, mas no otras por ser su mas genuino significado el de muger legitima del rey. A las concubinas que eran de la parentela del rey, las entendian debaxo del nombre de palla, que tambien se estendia á todas las mugeres de la familia real porque significa muger de sangre real, á las concubinas que no participaban de esta circunstancia, llamaban mamacuna, que equivale á matrona ó muger que tiene obligacion de hacer oficio de madre.

9 Manco Capac estableció tres insignias ó divisas particulares para la persona real; la primera, traer cortado el pelo quedando sobre el casco como cosa de un dedo, á distincion de todos los demás indios, que lo havian de traer largo y tendido; la segunda, unas orejeras muy grandes que engastaban en un agujero hecho en la oreja á este fin, formando la punta de esta como un anillo de cerca de tres pulgadas de diametro, donde entraba la orejera; y la tercera se componia de una trenza, que llamaban llautu, texida de varios colores, la qual, dando quatro ó cinco bueltas al rededor de la cabeza y haciendo como una guirnalda, caía de ella por la frente de ceja á ceja una borla encarnada. El principe primogenito, que era el heredero del reyno, usaba de otra borla que se diferenciaba de la del reynante en ser el color amarillo. Estas divisas las estendió despues el mismo Manco Capac á los de la sangre real y á los señores particulares de los pueblos que estaban baxo su dominio como en señal honorifica y distintiva, pero con varias restricciones y circunstancias en el modo de usarlas, por las quales no solo se distinguian todos del Inca sino tambien entre sí segun las provincias, graduacion ó inmediacion de la sangre.

10 A1 passo que Manco Capac atraía los indios y los reducía á vida racional, los instruía en todo lo que era necessario para ellas, en el modo de cultivar la tierra y regar las simientes para coger sus frutos con aumento y en el de fabricar acequias que, conduciendo el agua de los rios, fecundassen las tierras y las hiciessen producir con lozanía; dispuso que huviesse casas de posito en todas las poblaciones y que se recogiessen en ellas los frutos de la jurisdiccion para irlos distribuyendo entre sus moradores con regla, segun lo que cada uno necessitasse, hasta que se hiciesse reparticion de las tierras entre los vecindarios.

11 Inventó el vestuario para que todos estuviessen decentes, y á este fin la Coya Mama Ocllo Huaco se dedicó á enseñar las indias á que hilassen la lana y que texiessen.

12 Para el govierno de las poblaciones, nombró curacas, que es lo mismo que caciques, eligiendolos de los mas benemeritos y de mayor aptitud para el mando; á esta dignidad, unió la del señorío de los pueblos, premiando en ellos la gratitud en que le constituyeron los servicios que por él tenian hechos los que mas se señalaron en ellos.

13 Impuso las leyes que havian todos de guardar muy conformes á la natural, siendo la fundamental de ellas que se amassen unos á otros reciprocamente, como á sí propios; impuso penas á los que las quebrantassen á proporcion del delito, entre las quales fueron las mas severas contra los adulteros, homicidas y ladrones, á quienes mandó castigar con la de muerte.

14 Vedóles que se casassen mas que con una muger, prohibiendo la pluralidad y disponiendo fuesse de la propia familia para que se mantuviessen con claridad y distincion los linages, como el que no lo hiciessen antes de tener cumplidos los 20 años á fin de que fuessen aptos á governar, mantener y cuidar de su casa y hacienda.

15 Ni olvidó instruirlos en la religion, que havian de tener conforme á su idolatría, fundandola sobre el principio de ser el Sol á quien havian de adorar por dios; dispuso los ritos de ella y los sacrificios en reconocimiento de las mercedes que recibian de él por haverlos criado á su entender, sustentarlos, calentarlos y hacer que la tierra produxesse para su alimento y haverles además embiado dos de sus hijos que los sacassen de la miseria y barbarie en que vivian; y ordenó que se fabricarse un templo consagrado al Sol, destinando el parage donde havia de hacerse y una casa para mugeres consagradas á él, las quales huviessen de ser todas de la sangre real.

16 De este modo, puso los sólidos fundamentos de aquel imperio Manco Capac, que, cargado yá de años y proximo á morir, hizo llamar á todos sus principales vassallos y, en presencia de los muchos hijos que tenia en su muger legitima y en las mamacunas, les hizo una larga oracion diciendoles que su padre, el Sol, le llamaba á descansar, que de su orden se lo hacia saber encargandoles que, con toda eficacia y puntualidad, guardassen las leyes que les havia dado y eran establecidas por su padre, añadiendoles que este gustaba de que no se inmutassen ni corrompiessen; murió por fin y fue muy llorado de sus pueblos, que, además de amarle como padre, le veneraban como cosa divina por la creencia en que los havia imbuido, embalsamaron su cuerpo y lo honraron con innumerables sacrificios de toda suerte de animales, aves y miesses. Creese que el tiempo de su reynado fuesse de 30 á 40 años.

17 El principio y origen fabuloso de estos Incas se halla referido con tanta variedad en los autores por los diferentes informes que, recien hecha la conquista, solian dar de él los mas ancianos y advertidos indios ó por las distintas inteligencias de los que los recibian que apenas se puede rastrear con alguna seguridad qual fuesse el verdadero; esta dificultad, acrecentada á proporcion del tiempo y de la distancia, dará lugar á que nuestra congetura, dirigiendo el discurso, pueda descubrir entre sus lexos algunos visos de verdad.

18 Es, sin duda, repugnante en la forma que se ha referido que con tanta facilidad se reduxessen aquellas gentes incultas y brutales á la obediencia de Manco Capac, que se conviniessen á executar lo que les mandaba, á dexar sus barbaros vicios y costumbres y á abrazar las racionales, que sacudiessen la envegecida pereza y ocio á que estaban entregados y se aviniessen con el trabajo, que diessen de mano á sus antiguos idolos y reconociessen por unico el que se les proponia como legitimo, que despreciassen la natural libertad con que vivian y quisiessen reducirse voluntariamente al yugo de la sujecion y al instituto del vassallage y, finalmente, que de barbaros en todo se convirtiessen con tanta brevedad en racionales; esto hace tanta fuerza que pone en dificultad el verificar la opinion de que hasta Manco Capaz no huviesse havido rey en el Perú, la que se acrecienta mas, atendida la diversidad que se nota de su establecimiento, quedando al arbitrio sobre el campo del discurso libertad para inclinarse ó persuadirse á lo que fuere mas natural dentro de los terminos de la verosimilitud y para creer no fuesse prodigio de la casualidad lo que pudo ser regular serie de los sucessos, debaxo de cuyos antecedentes passo ya á exponer mi sentir.

19 Supuesto que en aquellos paises fueron tantas las especies de idolatría que no dexaron sus moradores objeto á quien no diessen adoracion, segun lo acuerdan todos los escritores, y que entre estas no faltó la que dirigió sus cultos y sacrificios al sol, no hay dificultad de presumir que aquella estirpe de los incas se elevasse con su pensamiento á ser de los que tenian esta especie de idolatría, tanto mas noble que las demás quanto el objeto arrastraba mas en su contemplacion la admiracion de los mortales y, tras de su hermosura y beneficencia, los cortos talentos de quienes solo esperaban hallar la divinidad en lo visible; no se apartará tampoco del sentir de todos los historiadores el suponer que huvo entre la mucha barbarie de aquellos pueblos instinto y sagacidad en algunos para sojuzgar los otros, pues todos concuerdan en que se adquirian la superioridad aquellos que tenian mas resolucion para mandar y mas atrevimiento para hacerse obedecer de los demás; assi, no será estraño que aquel que lo consiguió y se estableció en un cierto grado de autoridad sobre los otros procurasse conservar esta preeminencia entre todos los de su familia, sin que el creerlos barbaros haya de ser con tanto rigor que les faltasse totalmente la inclinacion á sobresalir y lograr las ventajas de la mayoría tan innata á nuestra naturaleza para haverla de vincular en sí ó en su descendencia dexandola á la posteridad. En esta forma, podremos congeturar que la primera dignidad del mando en cada nacion ó familia era successiva de padres á hijos y que, aunque vagantes idolatras y tan poco racionales, conservarian aquellos que se levantaban con el señorío á costa de su propia resolucion el mayor grado de la autoridad, en cuya suposicion no es dificil que, acaso en aquellas partes del Cuzco donde se establecieron los Incas, huviesse una nacion que tenia los soberanos y fuese menos barbara que las otras y, por tanto, mas astuta para mantenerse y ensancharse poco á poco, conquistando los paises que tenia por vecinos, que permaneció esta sin lograr adelantamientos sobresalientes hasta que nació en ella un principe mas sagaz, resuelto y esclarecido con luces naturales como Manco Capac y que este con industria fingiesse para con los suyos la fabula de ser hijo del Sol, habido en su madre como aun entre naciones mas cultas han tenido no menor aceptacion ficciones semejantes que, apoyandola con las otras ideas particulara que su ingenio producía, nunca penetradas de aquellas gentes, la tuviesse á proporcion entre ellas que, creida, atraxesse las voluntades de muchos á la execucion de sus intentos, empezasse á conquistar los mas inmediatos y, con la dulzura de su govierno y maximas, diesse principio á una monarquia tan vasta como despues lo fue aquella.

20 A mi sentir, esto es lo mas natural y que Manco-Capac, haviendo nacido principe de unos pequeños estados ó pueblo reducido y siendo mucho mas sagaz y advertido que sus antecessores, cultivó el ingenio de aquellos sus vassallos, adelantandoles las conveniencias de la vida, y con ellos continuó despues engradeciendo sus estados á fuerza de beneficios, de suavidad, de estratagemas y aun de poder.

21 No faltan algunos historiadores que cuentan reyes en el Perú desde el Diluvio, y otros refieren un corto numero de ellos antes de Manco Capac, pero todas sus noticias tienen tan poca seguridad que ninguna se puede establecer sin una entera desconfianza, sosteniendo solamente que Manco Capac fue el primer Inca fundador de su imperio, que desde este se civilizaron muchas naciones y fue aumentandose aquella monarquia, que estableció las leyes que se observaron despues hasta la entrada de los primeros españoles en aquel país y que dexó dispuesto el orden de succession de ella en los hijos legitimos primogenitos, sobre cuyo supuesto passamos á dar razon del que le succedió.

Inca Sinchi Roca

22 Succedió á Manco Capac su hijo legitimo y primogenito llamado Sinchi Roca, pronunciada la r con suavidad y blandura. Roca era su nombre propio, y, assi, no se sabe tuviesse alguna otra significacion, pero Sinchi quiere decir valiente, adequado á la naturaleza y propiedad del sugeto, porque fue valeroso, aunque por otra parte dócil y suave: sus brios lucían en la lucha, su agilidad en la carrera, su ligereza en el salto y su destreza en despedir las piedras, en cuyas habilidades excedia á todos los de su tiempo. Despues que recibió la dignidad soberana, convocó á los principales curacas de sus dominios y, juntos con los demás parientes, les hizo una oracion bien concertada y, haviendoles dado á entender la obligacion que tenian de concurrir á cumplir con lo que el Sol les havia mandado por boca de su padre Manco Capac, les dixo debian ayudarle en la conquista de aquellas gentes que permanecian en una vida barbara, observando las reglas prescriptas por el rey difunto que eran las de executarlo por methodos suaves, pacificos y dulces, que él intentaba salir por su lado á poner en practica esta obligacion como soberano y que los exhortaba á todos á la imitacion para que mejor se venciesse con el exemplo, que notassen en la mejora de sus costumbres la repugnancia de las comarcanas gentes y admitiessen estas las razonables leyes de su imperio.

23 En execucion de este proyecto, salió del Cuzco Sinchi Roca y empezó á hacer la reducion por la parte del sur, estendiendola assi por sus diligencias propias como por las que practicaron los curacas y otros de la sangre real hasta el pueblo de Chuncara, 20 leguas mas adelante de donde dexó los terminos de su imperio Manco Capac; algunos pretenden llegasse con ellos hasta el pueblo nombrado Pucará de Umasuyu y que, por la parte de los Antis, las ensanchasse hasta el rio Calahuaya, sin que en todos los pueblos que atraxo á su jurisdiccion usasse de las armas porque lo consiguió á esfuerzos de la persuasion, del cariño y de la suavidad; con que, vivió pacificamente y fue amado de todos sus vassallos con extremo.

24 Sinchi Roca siguió en todo las maximas de Manco Capac en la cultura de las poblaciones, en la enseñanza de los recien reducidos y en el establecimiento de la religion que él havia dexado, desvaneciendo de la imaginacion de los indios las demás idolatrías que en particular tenia cada nacion.

25 No se sabe con fixeza el tiempo que vivió, pero lo regulan en 30 años. Su legitima muger fue su hermana Mama Cora ó, como otros decian, Mama Ocllo, y el hijo primogenito habido en esta, que heredó la monarquia, se llamó Lloque Yupanqui; tuvo tambien otros hijos en ella, assi varones como hembras, y muchos en las pallas, sus sobrinas, y en las mamacunas porque, con la maxima de que se acrecentasse la familia del Sol, tenia muchas concubinas.

Inca Lloque Yupanqui

26 Lloque Yupanqui succedió á su padre luego que falleció. Llamóse Lloque, que quiere decir izquierdo, por haver tenido esta falta y Yupanqui, nombre; que le pusieron los indios, muy expressivo en su propia lengua y que significa contarás, dando á entender ser digno de que se contassen sus virtudes, hazañas y propiedades buenas, á contraposicion de otro nombre que tenian para expressar las propiedades malas; correspondia aquel á su natural, costumbres y á la prosperidad que logró en haver sido favorecido de la fortuna con dichas y felicidades su reynado.

27 La primera de sus empressas fue proseguir la conquista empezada por sus antecessores, pero llevando yá en un exercito de 6 á 7 mil hombres debaxo del comando de dos tios suyos mas recomendable autoridad para que huviessen de reconocerle los pueblos á quienes no bastasse el alhago y la suavidad.

28 Con este exercito, entró en la provincia nombrada Cana, embió á sus moradores mensageros brindandoles con la paz y con las prosperidades que desfrutaban sus vassallos si, á imitacion de ellos, se sometian. Los canas quisieron instruirse bien en todo como mas entendidos que la mayor parte de aquellas naciones y, hechos capaces de lo que el Inca les proponia y prevenidos yá por la fama que estos reyes se havian adquirido de sus hechos, govierno y policia, determinaron admitirlo por señor; Lloque Yupanqui los recibió con agrado y benevolencia y, dexandoles ministros y sugetos que arreglassen el methodo de govierno que havian de tener y les enseñassen á cultivar las tierras, formar pueblos y todo lo demás, passó adelante con su exercito.

29 Continuando sus conquistas, llegó á la nacion nombrada ayavirí, la qual por el contrario se mostró tan opuesta á sus ideas que no quiso admitir su señorío, antes bien, armados sus naturales, le hicieron frente y con sobrado valor defendieron la libertad por largo tiempo; mas al fin, viendose en el extremo de no poder resistir mas, se rindieron y entregaron á discrecion; el Inca, usando de toda piedad con ellos, los recibió con afabilidad y les otorgó perdon de su pertinaz resolucion. Passó mas adelante y, en un sitio que encontró adequado, mandó hacer una fortaleza, assi para conservar sujeta aquella nacion como para tener cubiertas con esta defensa sus conquistas, por lo qual, tomó desde entonces aquel sitio el nombre de Pucará. Esta fue la primera ocasion en que las armas de aquel imperio se emplearon contra los indios para reducirlos á sus leyes.

30 El Inca volvió al Cuzco y, haviendo descansado él y sus soldados algun tiempo, hizo segunda salida, en que agregó las provincias de Paucar colla y Hatun colla, á cuyos naturales, como se le sometiessen sin repugnancia y saliessen á recibirle con ostentacion y grandes aparatos, les concedió muchas gracias y mercedes; mandó dar á los curacas ropa de vestir de la de su propio uso y dexar á la memoria de los reyes incas sus successores la de estas demostraciones con que le havian admitido para que todos continuaran en la misma gratitud con aquellos pueblos; en cuya consequencia, los ennoblecieron despues con palacios reales muy magnificos, hicieron construir templo del Sol y casa de virgenes. A1 exemplar de los anteriores, se le entregaron en varias ocasiones otros pueblos con muy poca ó ninguna repugnancia, y, de este modo, estendió su conquista por los de chucuytu y otros hasta el desaguadero de la laguna de Titi caca y las naciones que se estendia al occidente el espacio de 20 leguas, las quales se terminaban al pie de las cordilleras.

31 Haviendo finalizado con tan favorables ventajas sus conquistas, se volvió al Cuzco para emplear el resto de su vida en el cuidado del govierno y en la cultura de los pueblos recien adquiridos, hizo dos visitas en su imperio para ver si se observaban las leyes que estaban establecidas con puntualidad y hacer justicia á todos sus vassallos; y con el fin de que estos conociessen el que havian de recibir por señor despues de sus dias y él quedasse instruido en el govierno, dispuso que su hijo primogenito y legitimo, Mayta Capac, visitasse otras dos veces todo lo conquistado, dandole para ello la compañia de los hombres mas experimentados y ancianos de su corte.

32 En su legitima muger, Mama Cava, no tuvo mas hijo varon que Mayta Capac pero sí algunas hembras y en las demás concubinas dexó muchos de ambos sexos.

33 Hallandose inmediato á la muerte, convocó todos sus hijos y á los de sangre real y curacas y, encargandoles la conservacion del imperio, la observancia de las leyes y la obediencia y respeto al soberano, se despidió de ellos y murió; lloraron mucho los vassallos su falta y hicieron grandes muestras de sentimiento, efectos del amor que en ellos havia grangeado tanto la benignidad con que los miraba quanto la mansedumbre y docilidad de su natural; colocaronlo en el numero de sus dioses, segun acostumbraban hacerlo con sus reyes desde Manco Capac, que, creyendolos verdaderos hijos del Sol, los miraban en la tierra como sagradas deydades y los reconocian despues con adoracion y cultos.

34 A1 antecedente, succedió en la dignidad real su hijo primogenito y legitimo Mayta Capac, el qual dió principio á su reynado haciendo una visita por todos sus dominios para distribuir la justicia y ostentar los efectos de su beneficencia en los vassallos, concediendo muchas gracias y llenando de honores á los curacas; luego que la terminó, se puso en marcha con un exercito de 12 mil hombres, atravesó con él el desaguadero de la laguna de Titi caca en balsas que mandó fabricar para este fin y entró en la provincia de Tiahuanacu, célebre por los admirables y portentosos edificios que en ella se hallaban, la qual se le sometió sin dificultad. De la particularidad de estos edificios, de la grandeza y labor de sus sillares y piedras, incapaces al parecer de conducirse por humanas fuerzas, mucho mas no haviendo á gran distancia de allí canteras ó sitio que las produzca, y de la especifica mencion de los que fueron, trata en su historia Garcilaso, en quien los podrá ver el que gustare; en este particular no haviendoseme ofrecido la ocasion de passar al Cuzco, no puedo decir nada de vista pero, por los informes que adquirí en Lima, y, entre ellos, los que me dió un cavallero avecindado allí, Don Fernando Rodriguez, persona en quien se juntaba, á la calidad de haver sido corregidor del Cuzco, la de una grande aplicacion á las ciencias y artes y mucha curiosidad en los examenes de los monumentos antiguos, supe que eran tan disformes algunas de las piedras que se encuentran en los antiguos monumentos de los indios que con su grandor hacen suspender el juicio, no siendo facil de comprehender cómo piedras que, aun con el auxilio de las mejores maquinas y artificios de la mecanica que gozamos en los presentes dias, apenas se podrian poner en movimiento para una corta distancia y de ningun modo para situarlas en los lugares que ocupan, pudiessen por los indios haver sido conducidas y llevadas á tal distancia y situacion y casi no dexan otro arbitrio, á vista de la impossibilidad de ser movidas y mucho mas acarreadas de tan lexos, que el decir que alcanzaron el arte de hacerlas por fundicion.

35 Mayta Capac determinó passar adelante con su conquista pero los naturales de Cac yavirí, no queriendo recibirle por señor, fabricaron un fuerte en lo mas alto de un mediano cerro que tenian en su comarca, al qual, por señorear en un país muy llano, veneraban como á dios y ocurrieron á favorecerse de él para que los defendiesse del conquistador; mas este les puso cerco y obligó á que se rindiessen, recibiólos con benignidad y les asseguró de su buen animo, dandoles varias muestras de él, y, entre ellas, la de que los curacas le saludassen con la paz en la rodilla derecha, ceremonia de grande honor entre los incas y de suma estimacion para los vassallos porque los reyes eran tenidos como cosas sagradas y no era licito tocarles, y el hacerlo se reputaba por el mayor sacrilegio, á menos que no fuessen los de la sangre real ó aquellos á quienes el mismo Inca distribuía este distintivo. Con el exemplar de lo sucedido á los de Cac-yavirí, se le entregaron voluntarias las tres provincias de Cauquicura, Mallama y Huarina, no obstante ser muy grandes y tener muy belicosos habitadores, practicando lo mismo otros muchos pueblos por donde passó.

36 Desde aquellas provincias, embió el exercicio con sus oficiales generales para que adelantassen las conquistas por la parte del occidente y lo consiguió sin oposicion, llevandolas hasta los confines del mar del sur. La provincia de Cuchuna que está al occidente de la cordillera, hizo alguna resistencia pero huvieron de rendirse sus habitadores, hostigados de la hambre, y allí fabricaron los del Inca dos poblaciones, la una se llamó Cuchuna, conservando el nombre que havia tenido el fuerte por estar fabricada en el mismo sitio, y la otra, Moquehua.

37 Estaba muy en uso entre los cuchumaes el valerse de una especie de veneno, con el qual tomaban venganza los que estaban dados á esta perversa costumbre de aquellos de quienes se sentian agraviados; su efecto era desfigurar al sugeto totalmente, enflaquecerlo, afearlo y tenerlo penando el resto de la vida y aun quitar esta á los que cogia con debilidad. El Inca, instruido de esta maldad, mandó quemar vivos á todos los que se pudiesse averiguar manchados de esta perversa vengativa crueldad, de cuya justicia recibieron un grande alborozo los mismos cuchunaes, concurriendo á delatar á los complices y á executar en ellos la sentencia; el castigo se estendió á las casas, ganados, miesses, arboles y quanto pertenecía á los malhechores, de cuyos sitios no quisieron los demás indios volver á servirse en adelante, y, assi, quedó extinguido totalmente el malvado uso de este tósigo.

38 Por la parte del oriente, dilató la conquista desde Pucará de Omasuyu cosa de 50 leguas de largo y entre 30 y 20 de ancho. Este país se hallaba ocupado de las naciones ó provincias llamadas Llaricasa y Sancavan, las quales no le hicieron oposicion, pero poco mas adelante la encontró porque los collas, gente de varias naciones que habitaban los paises circunvecinos, se unieron en numero de 13 á 14 mil y le salieron al encuentro; el Inca rehusaba venir á las manos con ellos porque mas queria reducirlos por bien que sirviendose de las armas, pero llegó á terminos en que no se podia yá conservar esta conducta, y fue preciso entrar en batalla; el combate duró un dia entero con igual valor de una y otra parte hasta que, separandolos la obscuridad de la noche, se retiraron á sus campos cada uno; los collas tuvieron una pérdida tan considerable que infundió en sus animos el deseo de la paz y la deliberacion de rendirse é implorar la piedad de Mayta Capac, el qual los recibió con toda benignidad. Este sucesso fue bastante para que le diessen la obediencia todos los pueblos que se dilataban desde Huaychu, que assi era el nombre de aquel sitio donde se dió esta batalla, hasta Callamarca, ámbito de casi 30 leguas, quitando á sus moradores de las manos las armas que tenian prevenidas contra el Inca la felicidad de sus empressas.

39 Desde allí, continuó otras 24 leguas mas adelante por el camino real de los charcas hasta Caracollo y la laguna de Paria y volvió al oriente hasta el valle de Chuqui apu, sin que por alguno de estos pueblos se hiciesse resistencia; en estos valles mandó formar muchos pueblos de aquellas gentes que se llamaban collas ó estaban comprehendidas debaxo de este nombre, atendiendo á ser mas aptos para las cosechas del maiz que los que ellos habitaban, y, pareciendole haver dilatado bastantemente las conquistas por aquellas partes, se restituyó al Cuzco con su exercito.

40 Intentando ensanchar despues su imperio por la parte del occidente y siendo preciso para ello atravesar el gran rio Apurimac, mandó que se hiciesse puente y, como por su mucha anchura no la huviesse tenido hasta entonces, ideó el methodo de fabricarla de bejucos texidos en trenzas, de suerte que toda ella se mantuviesse en el ayre, segun queda yá advertido; en esta la mayor de todo aquel reyno pues tiene de largo mas de 200 passos, segun el informe de los que la han transitado, y algo mas de dos varas de ancho; componese de cinco maromas, cada una mas gruessa que el cuerpo de un hombre; passan sobre ella las requas cargadas, y, con el cuidado que se tiene en repararla annualmente, ha permanecido desde entonces. La invencion de esta obra admiró tanto á los indios que muchas naciones que se hallaban dispuestas á hacer guerra y defenderse, persuadidos á que solo siendo hijo del Sol podia haver ideado una cosa tan ingeniosa y particular, desistieron de ello y se le entregaron luego; assi, lo practicó, entre otras, la provincia de Chumpivillca, en el territorio de Contisuyu, que tiene 20 leguas de largo y mas de 10 ancho. De esta provincia hizo transito al despoblado de Contisuyu pero, encontrandose con una formidable cienaga que se lo impedia por tener tres leguas de ancho y correr muy largo espacio, mandó hacer en ella una calzada de piedra y tepes y, para animar su gente con el exemplo á que trabajassen con mas aliento, él mismo no se escusaba de poner piedras y emplearse en su construccion hasta que en cortos dias quedó finalizada con el ancho de 6 varas y dos de alto, obra que, á semejanza de la del puente, quedó siendo admiracion á la posteridad; passada esta calzada, llegó á la provincia de Allca; y como huviesse de vencer para entrar en ella muchas asperezas y precipicios, confederados sus naturales, resolvieron disputarle la entrada pero, conociendo que no lo podian conseguir porque, despues de varios reencuentros en que morian muchos de ellos, los del Inca llevaban siempre la ventaja, arrojadas las armas, le reconocieron. De allí, prosiguió señoreando sin dificultad las provincias nombradas Taurisma, Cotahuau, Puma Tampu, Parihuana Cocha y, atravesando desde esta ultima el despoblado de Coropuna, las de Aruni y Collahua, las quales se dilatan hasta el valle de Arequepa ó Arequipa; aqui, por haverlo hallado casi desierto, estableció varias poblaciones con otras naciones que habitaban paises menos fértiles y, con esto, puesto termino á sus conquistas, se volvió al Cuzco lleno de triunfos; en él, le recibieron con gran jubilo, manifestandolo en los cantares que en loor de sus victorias le compusieron; premió á los que le havian servido en el exercito y los despidió á todos satisfechos de su beneficencia y de su mansedumbre.

41 Restituido al Cuzco, se dedicó al govierno de su monarquia, á la administracion de la justicia entre sus vassallos y á la cultura de sus ultimas conquistas, atendiendo con particular cuidado á los pobres, viudas y huerfanos; en estas ocupaciones, acabó sus dias, dexando por heredero del imperio á su hijo Capac Yupanqui, al qual tuvo en su muger y hermana Mama Cuca, y, además de él, tuvo otros, assi en su hermana como en las demás concubinas. No se saben los años que reynó, pero se regulan 30.

Imágenes