El Alto Perú

Capilla de Santa Teresa (Potosí, Bolivia)
Época: América 1550-1700
Inicio: Año 1550
Fin: Año 1700

Antecedente:
Virreinato del Perú bajo los Austrias

(C) ARTEHISTORIA



Comentario

El territorio de los indios Charcas fue considerado parte del hinterland del Perú hacía el Oriente, tras Cuzco. Allí se fundó la ciudad de Chuquisaca (llamada luego La Plata y hoy Sucre) en 1538. Fue luego escenario de la rebelión de Gonzalo Pizarro y empezó a tener importancia a partir de 1545, cuando se descubrió la gran mina del Potosí, un gran cerro de plata a cuyo amparo surgió la ciudad más populosa de toda América. La Villa imperial, que así se llamó, llegó a tener 120.000 habitantes, albergando un teatro, 36 casas de juego y 14 salones de baile. El Pacificador Lagasca mandó construir otra ciudad importante en 1548: La Paz. Le siguieron otras como Cochabamba (1572) y Tarija (1574). El año 1561 se fundó la Real Audiencia de Charcas en Chuquisaca, asumiendo esta población cierta relevancia regional, sobre todo después de establecerse allí la Universidad de San Francisco Javier (1624) por los jesuitas, al abrigo del Colegio de Santiago. Durante el siglo XVII se erigieron otras poblaciones notables, como Mizque (1603), avanzada frente a los chiriguanos y San Felipe de Austria (1606), en la mina de Oruro, cuyo nombre tomó finalmente la ciudad. Charcas fue el gran corazón minero de Suraméríca y lugar de peregrinaje de todos los mitayos, que iban a extraer plata a Potosí o azogue a la cercana Huancavélica. A cambio de la plata llegaban ganados, alimentos, manufacturas costosas y baratas y un sinfín de aventureros. Durante el siglo XVII, Potosí fue escenario de la lucha entre vascongados y vicuñas. Los primeros -de origen vasco- detentaban el capital y el poder urbano y los segundos -andaluces, extremeños y criollos que usaban sombreros de vicuña- lucharon por arrebatárselo. Con todo, el mayor escándalo ocurrido en la Villa imperial fue el descubrimiento de que en su Casa de Moneda se había acuñado un circulante adulterado con cobre. La divisa potosina se utilizaba en toda Europa y hasta en Oriente, por lo que el pánico tuvo resonancia mundial. La Corona ordenó rebajar el valor de las piezas al 75% de su valor nominal.

Imágenes

Iglesia de San Francisco (La Paz, Bolivia) Máquinas de acuñar moneda de la Casa de la Moneda de Potosí (Bolivia)