Imperio portugués

Representación del gran reino aurífero de Guinea, en África
Época: Asia y África
Inicio: Año 1500
Fin: Año 1660

Antecedente:
Asia y África
Siguientes:
Causas de la expansión
Cronología de los descubrimientos
Organización del Imperio
El siglo XVII

(C) ARTEHISTORIA



Comentario

Antes del siglo XV existían intercambios mercantiles, religiosos y culturales en el Indico, entre éste y las costas asiáticas del Pacífico, por un lado, y el mundo europeo, por otro; desde las montañas del Tíbet descendían las caravanas hasta la Europa oriental y otras, cargadas de oro, esclavos y caballos, atravesaban el desierto sahariano poniendo en comunicación el África negra con el mundo mediterráneo. Pero no existía exacta noción de la situación de cada una de esas partes entre sí, relaciones entre ellas, conocimiento de las distancias y el tiempo de unas y otras. Serán los viajes exploratorios de los navegantes del Cuatrocientos, como nos recuerda Magalháes Godinho, los que van a situar en un mar común las pequeñas humanidades compartimentadas, unir los dos extremos del mundo conocido con la travesía del Atlántico y hacer emerger de lo desconocido al Nuevo Mundo que se interpone entre el Occidente europeo y el Oriente asiático.
Con excesiva frecuencia tiende a situarse en 1492 el inicio de una nueva época. Sin embargo, el descubrimiento de Colón forma parte de un largo proceso que hacía casi un siglo había comenzado Portugal. En esta fecha mítica, Bartolomé Dias ya había doblado el cabo de Buena Esperanza y poco después Vasco da Gama atravesará el Indico, consiguiendo al fin alcanzar la ansiada ruta hacia las especias orientales. En los años de engarce de los siglos XV y XVI se abrió un nuevo sistema de relaciones, ahora interplanetarias, aunque aún falten siglos para que éstas afecten de forma decisiva las formas de vida de los hombres. Estaba reservado a la Monarquía portuguesa la tarea de integrar África y Asia en los circuitos económicos mundiales, después de crear la ruta marítima de las Indias.

Imágenes

Desembarco de Álvares Cabral en Porto Seguro, por Pereira da Silva