Medina del Campo en la Edad Moderna

Castillo de la Mota (Medina del Campo, Valladolid)
Época: Edad Moderna
Inicio: Año 1476
Fin: Año 1789


(C) Alvaro Cruz García



Comentario

La villa de Medina del Campo se asienta en un lugar habitado desde antiguo. Tras ser conquistada por los musulmanes, pasa a manos cristianas durante el reinado en Castilla de Alfonso VI. La "reconquista" de Medina -en árabe, "ciudad"- corre a cargo de Alvar Fáñez de Minaya, guerrero que combatió con el Cid.
El avance de la reconquista y la incorporación de nuevas tierras para pastos permite que la economía castellana se base fundamentalmente en la cría de ganado ovino, cuya lana es exportada a Flandes, Inglaterra y Francia. De esta actividad productiva, favorecida con la creación del Honrado Concejo de la Mesta y promovida por monarcas como Alfonso X, se beneficia especialmente Medina, en cuyo solar se celebra un gran mercado de ganado dos veces al año. La importancia de este mercado no hace sino acrecentarse con el paso de los siglos, hasta convertirle en uno de los más importantes de Europa.
De esta actividad mercantil se derivaron distintos hechos. Por un lado, la ciudad y su población fue objeto de distintos privilegios y mercedes concedidos por la realeza castellana, como la exención de impuestos civiles y religiosos. Por otro, Medina fue visitada frecuentemente por reyes y nobles, no en vano en ella ocurrieron importantes acontecimientos, como celebraciones de Cortes. Así, en Medina se alojaron la reina María de Molina, Enrique II, Juan I, Juan II, Enrique IV o los Reyes Católicos. Precisamente en Medina Isabel la Católica vivió sus últimos días, y fue también el lugar en el que firmó su testamento. Por último, tan intensa actividad económica generó un gran patrimonio artístico, como su castillo, del siglo XV, la Colegiata de San Antolín (XVI), con un relieve de Juan de Juni, la Iglesia de San Miguel (XVI) o la Iglesia de Santa María la Real, fundada a instancias de los Reyes Católicos, con retablos barrocos, y la Capilla de San Juan de la Cruz, que contiene pinturas y esculturas de Alonso de Berruguete.
Hay que destacar también el Palacio de Dueñas, el Hospital, la Plaza Mayor... así como un sinnúmero de casas blasonadas y señoriales, que dan cuenta de la intensa actividad económica y política que se desarrolló en Medina del Campo.
Sin embargo, Medina vivirá tiempos convulsos en el siglo XVI. Los decretos de expulsión de judíos, primero, y moriscos, después, inciden negativamente en la economía medinense. Además, la revuelta comunera, a la que se adscribe, hace que reciba represalias por parte de Carlos V, quien ordena incendiarla.

Imágenes