La economía acadia

Sello acadio (Huella sobre cera)


Comentario

Los reyes de Akkad, siguiendo la tradición comenzada por los gobernantes sumerios, concentraron en sus manos toda la economía, dado el centralismo político del Imperio. Su expansionismo guerrero tuvo como uno de sus fines principales el obtener botines de guerra, así como asegurar para Mesopotamia el abastecimiento de materias primas de las que carecía.
Los reyes acadios fueron los grandes propietarios de la tierra, que era incorporada ya mediante conquista ya mediante compra. En este caso se conoce la adquisición de Manishtushu de numerosos campos a cambio de 150 kg de plata y varios regalos. Posteriormente las tierras eran entregadas a funcionarios y jefes militares.
Las ciudades tuvieron un régimen económico autárquico, complementado con la llegada de productos y botines obtenidos mediante la guerra o el tributo. Cereal, madera, metales, sal, pescado seco, carne o manufacturas eran los bienes que recibían las ciudades como tributo.
Los reyes de la III dinastía de Ur -excepto la ciudad de Lagash, que función como ciudad-templo, más que como ciudad-Estado- controlaron también la economía y la propiedad de la tierra. En sus manos estará el satisfacer las necesidades de los templos, nombrar a sus dignatarios o inspeccionar sus riquezas. También estará en manos de los reyes establecer la cantidad que deben tributar los administradores de territorios y provincias.

Imágenes

Impronta de un sello acadio