El Greco
Metropolitan Museum of Art

Vista de Toledo

Autor: El Greco
Fecha: 1597-1607
Museo: Metropolitan Museum of Art
Características: 121 x 109 cm.
Estilo: Manierismo
Material: Oleo sobre lienzo
Copyright: (C) ARTEHISTORIA

Vista de Toledo

Comentario

Resulta muy extraño encontrar un paisaje aislado en la pintura española del Renacimiento e incluso en la época barroca. La aparición de esta Vista de Toledo hace considerar a El Greco como el primer paisajista de la historia del arte español. La explicación a la ausencia de paisajes vendría motivada por la menor consideración de los clientes a este tema, situándose los pintores que trataban este género en una segunda categoría. Eso no quiere decir que en las colecciones de estos clientes no existieran cuadros de paisaje; cuando había demanda de ellos se recurría al mercado italiano o flamenco, donde sí hay más ejemplos de paisajes aislados. Esto hace aún más importante la obra que contemplamos. Se trata de un paisaje bastante fantaseado, a pesar de partir de la realidad. Doménikos centra su atención en los edificios emblemáticos: el Alcázar, el puente de Alcántara, el castillo de San Servando y la catedral, situándose en un punto de vista frontal a la ciudad para mostrar el río Tajo. La aridez del terreno ha sido sustituida por un acentuado verdor más característico del norte de España. Unas nubes grisáceas amenazan tormenta. La silueta de los edificios se recorta sobre esas nubes, iluminándose por efecto de la tormenta. Las tonalidades verdes, azules y grises dan un aspecto dramático a la escena y ponen de relieve la grandeza de la ciudad. Esta misma idea la representa el maestro en San José con el Niño y San Martín con el mendigo, obras que tienen como lejano fondo una vista de Toledo muy similar a ésta. El significado exacto de la imagen nos resulta desconocido, planteándose que podría tratarse de una exaltación de la Ciudad Imperial, capital oficiosa del estado en los últimos tiempos hasta que en 1567 Felipe II decidió trasladar la capitalidad a Madrid. También se opina que podría estar relacionada con el espíritu místico que vivía la ciudad en aquellos momentos, hábilmente recogido por El Greco en sus lienzos religiosos.