Autor Anónimo
Museo Arqueológico Nacional

Dama de Galera (Granada)

Autor: Autor Anónimo
Fecha: Siglo VII a.C.
Museo: Museo Arqueológico Nacional
Características:
Estilo:
Material: Alabastro
Copyright: (C) ARTEHISTORIA

Dama de Galera (Granada)

Comentario

Los fenicios rindieron culto a diferentes dioses. De entre todas las divinidades destaca un dios llamado Melqart y un conjunto de divinidades femeninas (Astarté, Tanit, Anat...), expresiones diferentes de una gran diosa madre mediterránea. La Dama de Galera muestra una sugerente imagen de alguna de esas diosas. Realizada en alabastro, la llamada Dama de Galera es un sofisticado recipiente, hecho en algún taller del norte de Siria a principios del siglo VII a.C. Representa a una mujer sentada en un trono sin respaldo y flanqueado por dos esfinges cubiertas con tocados egipcios. Está vestida con una túnica plisada adornada con ricos bordados. Adorna su cabeza con una diadema y un sencillo tocado. Sostiene un cuenco sobre el que sus pechos horadados verterían el líquido, agua o leche, que se introduciría previamente por el hueco taladrado que hay en su cabeza. Estas características corresponden a la representación de una divinidad femenina. La Dama de Galera apareció en la tumba 20 de la necrópolis ibérica de Tutugi (Galera, Granada) antes de que comenzaran las excavaciones arqueológicas en 1918. Junto a la escultura aparecieron, en esta tumba de cámara de mediados del siglo V a.C., cuatro vasos de cuello acampanado repintados de rojo y uno con restos de tejido adherido a la base; tres platos, una tapadera rematada con una granada, una copa ática, una palmeta en bronce de una pátera griega y dos recipientes de pasta vítrea que contendrían perfume. La carencia de armas en el ajuar, así como la presencia de esta divinidad femenina, permiten suponer que el difunto o difunta fuera un sacerdote o una sacerdotisa. Ciertas características de la Dama de Galera, como el hecho de estar sentada, ir cubierta por una fina túnica plisada y tener los pechos perforados para poder libar algún líquido, hacen que se interprete como la representación de una diosa, posiblemente Astarté o Anat. La presencia de esta diosa fenicia en una tumba ibérica implica su asimilación al panteón de dioses ibéricos.