Autor Anónimo
Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira

Altamira. Neocueva. Cierva

Autor: Autor Anónimo
Fecha: Paleolítico Superior
Museo: Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira
Características:
Estilo:
Material: Pintura mural
Copyright: (C) Museo de Altamira/ P. Saura

Altamira. Neocueva. Cierva

Comentario

La Sala de los Polícromos de Altamira tiene aproximadamente 18 x 9 metros, y en su techo se contiene el conjunto más célebre de todo el arte paleolítico.
Al examinarlo como tal hay que tener en cuenta que el hombre paleolítico no podía contemplarlo en su totalidad, pues el suelo estaba más alto que en nuestros días (fue rebajado en 1925). Pero, ahora, el conjunto se nos presenta como una unidad -acaso una escena en una pradera-. Las formas de los animales se hacen más corporales a causa de haberse aprovechado las protuberancias del techo para representar su volumen.
En el panel la figura más importante es el bisonte de faz humana, colocado en la parte de abajo y en el centro. Sus patas tocan un gran signo claviforme (de los que hay varios) y dos signos con apéndices laterales. El tema general, bisonte + caballo, lleva añadidos algunos temas complementarios: al fondo se encuentra una gran cierva acompañada de un pequeño bisonte. Otra cierva completa el caballo. Hay en el centro una gran cabeza, que Leroi-Gourhan cree que es de caballo, lo que es dudoso. Las zonas del contorno llevan un cierto número de figuras marginales que en una composición de corredor se colocarían hacia el fondo. Al lado de la gran cierva hay antropomorfos; a cada lado los jabalíes (son dos que constituyen un unicum en el arte parietal, aunque uno es dudoso); y un bisonte sin cabeza.
Paralelos de Altamira los tenemos en El Castillo, Marsoulas, Niaux, Trois-Fréres, etc.