Domiciano. Tito Flavio Domiciano

Domiciano
Nacionalidad: Roma
- 96
Emperador 81 - 96



Galería de obras


Comentario

La gran ambición y el carácter autoritario demostrados por Domiciano le mantuvo apartado de la política durante los reinados de su padre Vespasiano y su hermano Tito. Este aislamiento motivó que se convirtiera en un hombre desconfiado, sospechoso y cerrado a cualquier influencia externa. A la muerte de Tito sin sucesores Domiciano fue elegido emperador por los pretorianos, elección confirmada por el Senado.
Pronto Domiciano demostró ser un buen administrador, poniendo en marcha importantes reformas que condujeran a la recuperación imperial. Impulsó la agricultura, mantuvo cierto orden en las provincias, reorganizó el ejército y reformó las costumbres. Para evitar tensiones y complots dirigidos por la nobleza se granjeó la amistad del ejército y del pueblo organizando espectáculos, haciendo regalos y aumentando las soldadas. Su política exterior siguió las líneas de su padre, consolidando las fronteras más que ampliando los territorios imperiales. Se penetró en Escocia para asegurar las posesiones romanas en Britania. En el Rin estalló un conflicto fronterizo que sirvió para ampliar las posesiones del alto y medio Rin, estableciendo en la orilla derecha una franja fortificada denominada limes que serviría para contener a los bárbaros. La invasión de Mesia por parte de los dacios motivó la reacción romana, presentándose Domiciano para dirigir las operaciones, pero tras los escasos éxitos obtenidos decidió hacer la paz con los dacios y establecerse en el curso medio del Danubio. Su programa constructivo resulta interesante al ser el promotor del arco de Tito, de las termas que más tarde ampliará Trajano, del Foro y del último piso que corona el Coliseo.
Lucio Antonio Saturnino, lugarteniente de la Germania Superior, se rebeló contando con el apoyo de tribus bárbaras. Domiciano le venció pero esta victoria supuso la ruptura de las relaciones entre el emperador y el Senado. Esta separación motivó una amplia serie de procesos y persecuciones, siendo ejecutados miembros de la familia imperial. Para poner fin a este estado policial se organizó un complot en el que participó la propia esposa del emperador y Domiciano fue apuñalado en el mes de septiembre del año 96.

Páginas relacionadas