Esquilache, marqués de. Leopoldo de Gregorio

Palacio Real (Aranjuez, Madrid). Sala del Trono
Nacionalidad: España
Messina (Ita) 1741 - Venecia 1785
Primer ministro - 1766



Galería de obras


Comentario

Miembro de una familia humilde, se inició como contable en la casa comercial Barretta, siendo designado como asentador de víveres del ejército napolitano en 1742. La eficacia demostrada por Leopoldo de Gregorio llegaría a oídos del rey Carlos que le nombró administrador general de las aduanas del reino de Nápoles, ascendiendo en 1753 a la Secretaría de Hacienda. Los éxitos cosechados motivaron su nombramiento como marqués de Esquilache en 1755. También se ocupó de las Secretarías de Guerra y Marina, lo que motivó el descontento de un amplio grupo de cortesanos encabezado por el ministro Tanucci. Desde sus elevados cargos puso en marcha un importante plan de reformas financieras y militares.
El nombramiento de Carlos III como rey de España motivó que Esquilache formara parte del grupo de administradores italianos que también pasaron a la península Ibérica. Fue nombrado secretario de Hacienda para desempeñar también la secretaría de Guerra. Esquilache gozaba del amplio favor real y puso en marcha un importante plan de reformas que no contó con el apoyo popular ya que veían en él a un extranjero mientras que acusaban a su esposa de la venta de empleos públicos. La fundación de montepíos para viudas y huérfanos militares, la creación de las loterías, la edificación de los edificios de correos y aduanas en la corte de Madrid y el alumbrado nocturno de la capital serán algunos de sus logros más destacables. Pero un discutido bando publicado en marzo de 1766 provocó un motín en la corte entre los días 23 y 27, llegando los amotinados a saquear la casa del ministro. Esquilache abandonó la ciudad, dirigiéndose primero a Cartagena y después a Sicilia, siendo nombrado en 1772 embajador de España en Venecia, falleciendo en esta ciudad el 15 de octubre de 1875.

Páginas relacionadas