China en el siglo XVIII

Fecha:



Comentario

A mediados del siglo XVII la inestabilidad en el trono chino de la dinastía Ming favoreció la instalación de una nueva dinastía, la Qing, procedente de Manchuria. La primera conquista de los manchúes, antes de instalarse en el trono chino, será la Mongolia interior, que será anexionada en 1635.
Kangxi fue el primer emperador de la dinastía Qing que, como tal, ocupará en 1644 el trono imperial en Beijing, superando la barrera defensiva que supone la Gran Muralla. En 1683 se llevó a cabo la incorporación de Taiwan, centro de actividades comerciales semipiráticas. La Mongolia exterior fue agregada en 1697.
El mandato de los emperadores Yongzheng y Qianlong marcó la época gloriosa de la dinastía. Qinghai fue incorporada en 1724. El Tibet pasó a ser un protectorado chino en 1750 y el Turquestán oriental fue sometido en 1757, rebautizándolo con el nombre de Xinjiang o nuevo territorio.
Por último, la China Qing contó con una serie de estados vasallos. Corea entró en la órbita china en 1637, siguiéndole posteriormente Nepal, Birmania, Siam, Laos y Tonkin. El imperio chino ha alcanzado, a finales del siglo XVIII, su máxima extensión.

Páginas relacionadas