La Capilla Sixtina

Fecha:



Comentario

Cuando Julio II accedió al trono papal en 1503 decidió enriquecer la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina, encargando seis años más tarde los trabajos a Miguel Angel, quien empleó tres años en su realización, entre enero de 1509 y agosto de 1511.
La bóveda fue dividida en nueve compartimentos que narran una escena bíblica cada uno, alternando grandes espacios con otros más menudos.
La Creación de la Luz es la escena que inicia la serie, acompañado a la izquierda por el Profeta Jeremías y a la derecha por la Sibilia Líbica.
A continuación se halla la Creación de las plantas y los astros, apreciándose a la izquierda el luneto con las figuras de Salmón, Booz y Obed y en la derecha Jesé, David y Salomón.
La tercera escena es la Creación del mundo, con la Sibila Pérsica a la izquierda y el Profeta Daniel a la derecha.
La famosa Creación de Adán es el cuarto episodio, acompañado de dos lunetos: a la izquierda el que muestra a Roboam y Abías y a la derecha en el que se hallan Asa, Josafat y Joram.
La Creación de Eva ocupa el quinto espacio, representándose en la izquierda el Profeta Ezequiel y en la derecha la Sibila de Cumas.
La sexta escena nos muestra el Pecado Original y la Expulsión del Paraíso mientras que en el luneto de la izquierda encontramos a Ozías, Joatam y Acaz; en la derecha se hallan Exequias, Manasés y Amón.
El Sacrificio de Noé es el séptimo episodio acompañado en la izquierda por la Sibila de Eritrea y en la derecha el Profeta Isaías.
El Diluvio Universal se muestra en octavo lugar, apreciándose en el luneto de la izquierda las figuras de Zorobabel, Abibud y Eliacim mientras que en la derecha se hallan Josías, Joaquín y Salatiel.
La Embriaguez de Noé es el episodio que cierra la serie, mostrándose en la izquierda el Profeta Joel y en la derecha la Sibila Délfica.
La bóveda se completa en su parte final con el Profeta Zacarías y en las pechinas escenas de la historia de David y Goliat en la izquierda y de Judit y Holofernes en la derecha.