La Libertad guiando al pueblo de Delacroix

Fecha:



Comentario

El 28 de julio de 1830 los revolucionarios liberales franceses derrocaban al rey Carlos X y provocaban la coronación de Luis Felipe de Orleans, el llamado Rey Burgués. Este episodio será el protagonista del cuadro más famoso de Delacroix, la Libertad guiando al pueblo, obra con cierta dosis de alegoría que recoge un hecho contemporáneo.
La mujer que representa a la Libertad aparece con el torso desnudo, portando en su mano derecha la bandera tricolor y en la izquierda un fusil. Le acompañan miembros de las diferentes clases sociales -un burgués con sombrero de copa portando una escopeta, un obrero con una espada, un adolescente con dos pistolas- para manifestar que en el proceso revolucionario ha existido amplia participación. A los pies de la Libertad, un moribundo la mira fijamente para señalar que ha merecido la pena luchar.
Los cadáveres que han caído en la lucha contra la tiranía, cadáveres iluminados para acentuar su importancia, son la base de la pirámide que organiza la composición. La vorágine de la batalla se manifiesta en la polvareda que difumina los contornos e impide contemplar con claridad el grupo de figuras que se sitúa tras la Libertad. El lienzo fue presentado al Salón de 1831 y adquirido por Luis Felipe para el Museo Real.