Florencia - Introducción

Fecha:



Comentario

En el siglo XV Florencia y los Médici se convirtieron en una sola idea. El mecenazgo de esta familia fue tan intenso y variado que llegó a transformar la imagen que el arte había tenido hasta entonces.

Florencia se convirtió en una ciudad dual, con un doble carácter tanto religioso como político. Surgen ahora sendos focos: uno religioso -en torno al Duomo y el campanille de Giotto- y otro político, alrededor del Palazzo Vecchio, cambiándose las edificaciones góticas por los modernos palacios.

De esta manera, los Médici contribuyeron a levantar el escenario de fondo más apropiado sobre el que se desarrollarían las realizaciones del Quatttrocento, haciendo de su ciudad el buque insignia del nuevo arte. Al mismo tiempo su labor fue objeto de rivalidad y emulación por parte de otras cortes cercanas. Los siglos y sus avatares políticos y artísticos acabarán de modelar Florencia. El resultado es una de las ciudades más bellas del mundo, Patrimonio de la Humanidad, en la que se entrelazan palacios, iglesias y galerías del más exquisito gusto.

Páginas relacionadas