Fachada de Santa María Novella (Florencia)

Fecha:



Comentario

La fachada de Santa María Novella en Florencia es una fachada a modo de telón, delante de una iglesia gótica. Estaba ya realizada la parte del basamento con los nichos de las tumbas, las puertas laterales e incluso los arcos ciegos del primer cuerpo. Alberti la tomará como punto de partida para construir el resto de acuerdo con el nuevo sistema. El comitente de la obra será Giovanni Rucellai, coleccionista y amante de las artes, cuyo nombre aparece, junto a la fecha 1470, en la inscripción del entablamento.
La fachada se divide en dos cuerpos. El cuadrado, empleado como módulo para las proporciones, tiene una escala menor en el cuerpo inferior de la fachada, y toda ella se puede inscribir en un cuadrado. Ese motivo resulta dibujado en ambos cuerpos mediante la taracea de mármoles de colores, recurso cromático con el que se expresa esa armonía entre las partes que es fundamento de la arquitectura de Alberti.
En esta fachada Alberti emplea las columnas con un claro sentido ornamental. Sirven, por ejemplo, para enmarcar la puerta y, por lo tanto, el eje central del edificio. Además de la columna, el empleo de un frontón clásico es otro elemento tomado del repertorio ofrecido por la Antigüedad, así como la entrada, que recuerda compositivamente al Panteón de Roma.
La relación armónica entre el ancho cuerpo inferior y el, mucho más estrecho, cuerpo superior de esta fachada, la resolvió el arquitecto con dos aletones, motivo de gran repercusión en la arquitectura religiosa del siglo XVI.
Lo que hace de esta fachada una obra emblemática del primer Renacimiento es que Alberti consiguió incorporar la tradición de un edificio gótico ya construido, integrando elementos como el rosetón o las puertas laterales, en un nuevo diseño caracterizado por la armonía existente entre las partes y de las partes con respecto al todo.

Páginas relacionadas